Seleccionar página

Sacate el disfraz: hay que ser uno mismo

Sacate el disfraz: hay que ser uno mismo

Cipri Quintas se define como un SEO de personas. Especialista en el mundo del networking y emprendimiento, dialoga con Agenda Senior sobre la importancia de la honestidad a la hora de crear agenda, contar ideas y hacer negocios.

¿Cuáles son los desafíos de un emprendedor a los 50 años?

El principal desafío de un emprendedor a los 50 años, es sin lugar a dudas, los mismas que un emprendedor a los 20.

El arte de emprender, de crear, es un arte que se lleva en la sangre y todo el mundo lo tiene. Pero muchas veces el miedo no nos deja avanzar.

Un emprendedor senior tiene algo que otros no tienen: experiencia.

Si eres capaz de hacer de tus miedos tus fortalezas saldras adelante. La experiencia muestra que pasaste por momentos difíciles donde te equivocaste. Todos quieren avanzar con alguien que tenga experiencia no que sea antiguo.

Llega un momento que el miedo queda atrás cuando te das cuenta que si no emprendes te pierdes la vida.

Yo creo que la fortaleza está en la cabeza, en la actitud que uno tenga y en entender que siempre es un buen momento para emprender. Nunca hay mejor momento que el momento que elijas.

Pasa mucho que un emprendimiento se lo vende a muchas personas que aportaran de diversas maneras. ¿Qué consejos para naufragar esto?

Hay que confiar en la intuición y sobre todo en el corazón. El corazón te empieza a decir por dónde ir. Siempre que cuentes algo desde el corazón, no importa las veces que lo repitas, siempre será lo mismo.

Si a ti no te interesa y lo describes matemáticamente, al que esté enfrente tampoco le interesará. Pero si tu corazón es capaz de iluminar tus ojos, tus palabras, mirar a los ojos y decir verdad allí encontrarás una forma de conectar con el otro que será honesta; y ahí está tu oportunidad de mostrar lo apasionada que sos por crear.

Siempre te tienes que dejar guiar por el miedo y el corazón. E insisto, no hay mejor truco que ponerte la mano en el pecho, conectarte contigo mismo y decir la verdad.

¿Qué errores encuentras a la hora de comunicar un emprendimiento?

Muchos quieren vender algo en lo que no creen o no están convencidos. Cuando uno intenta emprender, intenta no demostrar vulnerabilidad, intenta mostrar seguridad. Eso es un error. Es imposible estar las 24 horas feliz y motivado.

No todos los días uno está arriba, con ganas de emprender o de comerse el mundo.

Pero si uno todos los días es uno mismo. Con lo cual, es importante ser uno mismo y mostrar vulnerabilidad, miedos, puntos fuertes, y sobre todo: tu verdad.

Aquel que va mostrando que se va a comer el mundo y no tiene miedos. Yo no me lo creo.

El que dice que esto está perfecto, yo no me lo creo.

¿Cómo usar la experiencia pasada para potenciarnos en lugares nuevos?

El gran truco de la humanidad son las personas. Creo que potenciar las habilidades de conexión entre humanos se puede trasladar a cualquier espacio.

Ni Tesla, ni Google ni Facebook te van a devolver un abrazo, ni te van a mirar a los ojos, porque ninguna de esas empresas existe. Solo existen las personas.

En el mundo del networking, ¿te pasó alguna vez de querer desarrollar una buena relación con alguien con quien conseguiste el contacto y no poder lograrlo?

Me ha pasado muchísimas veces. Es una partida de ajedrez donde intento ganarme el corazón de la otra persona. Y si no lo logró es porque han pasado dos cosas. O porque tengo que perfeccionar mi imagen y mi forma de actuar o porque no valía la pena.

¿Qué quiere decir perfeccionar tu imagen?

Puede haber pasado que no haya elegido el momento correcto para un llamado o que cuando nos encontramos no tuve una presencia activa. Sea el día que tengas cuando te encuentres con alguien será un momento importante y estarás tenso porque hay que prestar mucha atención y estar inmerso en ese encuentro.

Y allí, no preocuparnos solo por nosotros, sino por el otro también. Generar una escucha activa, mirar a los ojos. Los soberbios no logran avanzar.

En cada oportunidad toma nota de tus errores y aprende para la próxima.

Hay muchas personas que tienen muchas ganas de emprender pero su principal freno es la famosa frase “yo no tengo contactos, no conozco a nadie.”

Desde que somos bebés estamos destinados a conectar. No sabemos hablar ni abrazar y aún así nos comunicamos, logramos risas del otro lado, robamos el corazón al que tenemos frente sin saber lo que es mamá o papá.

Todos nacemos con cero personas en nuestra agenda, con cero. Y si no construimos agenda es solo por una sencilla razón y es porque no nos da la gana.

Decir si tú tienes empatía y no sabes relacionarte es porque te da la gana, porque no necesitas tener mucho para dar. Solo necesitas una sonrisa para repartirla. Una palabra amable para compartir y una mirada honesta. Una mano para estrecharla cuando alguien se cae. Si haces eso, estás haciendo negocio. Y si no confías en el networking y el poder de las relaciones te pierdes lo más importante del mundo.

Muchas personas dicen: “Claro, tú eres capaz de dar porque tienes.” Y la verdad es que yo nací igual que cualquiera. Nadie nace con un traje.

En tu libro describen 15 puntos para el desarrollo de un buen networking. ¿Cuál te gustaría compartir con nosotros?

La palabra mágica que recorre todo el libro es DAR. Somos lo que damos. Para perseguir lo que queremos tenemos que dedicarnos a dar, a sumar y ver qué podemos hacer por los demás.

Si invertís en el corazón de los demás la rentabilidad es infinita.

Dar es lo que nos va a hacer crecer, lo que nos hace ser mejores.

¿Qué cosas te inspiran hoy? ¿Dónde buscas creatividad?

Salgo a correr, leo sobre nuevos emprendimientos, escucho a gente maravillosa que me inspira, o voy a charlas donde la gente me aporta, veo documentales o me abrazo a mi niña y me maravillo de su curiosidad infinita, con un amor sincero y con coraje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *