Seleccionar página

La edad dejó de ser una barrera

La edad dejó de ser una barrera

Para Raquel Roca, no hay duda que el futuro laboral será de los profesionales senior y de las mentalidades exploradoras. En esta entrevista exclusiva, la especialista en recursos humanos, escritora y ensayista, profundiza sobre el mercado actual y las habilidades necesarias para afrontar los nuevos retos que desafían profesionales senior.

En tu libro planteas la hipótesis de que el futuro va a ser de la inteligencia artificial, de los robots, de la tecnología; englobados en una combinación con el sector Silver Surfer. ¿En qué va a consistir esta combinación?

Silver Surfer lo retomo desde la perspectiva de poner en valor el talento, es decir, aquellas personas que ya tienen una experiencia, un recorrido.

Obviamente, cuando tienes 40, 50, 60 plus, pues tu experiencia laboral es amplia y por lo tanto es poner en valor ese talento. El concepto de surfer retoma la necesidad imperiosa de seguir surfeando las olas de cambio constante que están viniendo y que van a seguir llegando en los próximos años y estar en la cresta de la ola desde la perspectiva de la visibilidad.

Es verdad que nuestros próximos compañeros de trabajo son los bots, los robots, la inteligencia artificial, que cada vez se van introduciendo más, haciendo sustitución de ciertas tareas, profesiones, etc.

El problema es que hemos centrado el foco, la mirada en la tecnología y en los jóvenes. Cuando hablamos de futuro hemos puesto el foco en los jóvenes y es un tremendo error, porque la demografía nos está diciendo que claramente el foco más amplio, el espectro más amplio de profesionales en edad de trabajar, lo vamos a encontrar no en los jóvenes, sino en el colectivo de 55 a 65 aproximadamente.

Por lo tanto, por eso es que digo que sí, que el futuro será para los robots y la inteligencia artificial, sin duda, pero también lo va a ser para los profesionales senior.

¿Cómo se cultiva el escenario de hacerse cada vez más visible?

El escenario actual no solo no genera oportunidades también hace discriminación directamente. Es lo que conocemos con el concepto de edadismo y que al final es lo que está sucediendo, que llevamos ya muchos años en que una persona a partir de 40, que aún es jovencísimo, enfrenta muros de invisibilidad o muros de expulsión.

Es decir, a partir de los 40 es muy difícil, ya que te quedan 50 que te pueden contratar. Si te quedas fuera del mercado empieza a haber un miedo casi flagrante porque realmente sabes que con 50 años la posibilidad de reinserción en la empresa es muy complicada.

En España, solamente el 4 por ciento de las empresas hacen actividades de carrera o planes de carrera, de desarrollo, de crecimiento, pensando en el colectivo senior y prácticamente un 17 por ciento, que es una cifra muy escasa, está contratando a personas por encima de 55.

Es decir, ahí a partir de estas edades hay como una especie de abismo hacia la nada. Entonces, ¿qué se puede hacer para cambiar?

Teniendo en cuenta que tenemos vidas más largas, más longevas, nos va a tocar trabajar más tiempo.

Hay que cambiar la mentalidad con respecto a esto, romper los conceptos de edadismo, dejar de hacer discriminación a las personas de más edad con proyecciones erróneas. Por ejemplo, pensar que innovación o creatividad está asociado a jóvenes y no a las personas más mayores.

Y por otro lado, también las personas, los profesionales seniors tenemos una responsabilidad muy grande con respecto al desarrollo de nuestra propia carrera y eso no se nos puede olvidar.

No podemos delegar todo en la empresa y eso significa que tengo que tratar de actualizarme, comprender quienes y que está siendo hoy más requerido en el mercado, cuáles son las tendencias laborales, qué es lo que va a pasar en los próximos años. Qué metodologías hoy en día son las que yo necesito saber para poder aplicarlas.

Es decir, reconocer el talento que tenemos acumulado y cargamos en nuestras espaldas, pero es necesario sumar de manera ágil actualización de mis conocimientos para enganchar con la realidad de lo que necesitan hoy las compañías o incluso para mí mismo, en el caso de que yo decida montar o que ya tenga mi propia visión de mi propio negocio y trabaje de manera independiente.

Se observa mucha aversión al riesgo y pocos atributos a la importancia de tener una marca propia.

Para esto hay dos alternativas claves, la primera barrera es la mental, donde nosotros mismos muchas veces no nos atrevemos a dar pasos.

Cuando estamos en un período maravilloso, tenemos conocimientos, tenemos contactos, tenemos ciertas seguridades de nuestras experiencias laborales. Pero haber estado 20 años trabajando en una compañía hace difícil ese salto de trabajar de manera independiente, y nos da mucho vértigo.

Entonces aquí hay dos alternativas. Por ejemplo, en mi academia Silver.Academy, una de las cosas que más trabajamos y que son esenciales, es a generar una buena marca personal, el personal branding, es decir, como yo gestiono mis redes sociales de una perspectiva laboral esencial.

Y otra es como podemos hacer en la actualidad, emprendimientos digitales por un coste muy pequeño. Es decir, no hace falta arriesgar, como antaño, grandes cantidades de dinero para hacer emprendimientos.

Lo digital nos permiten poder testar y lanzar el producto o servicios, poner en valor nuestro conocimiento para ayudar a otras personas con relativamente muy poco riesgo económico. Lo que sí hace falta es saber hacerlo y dedicar tiempo en eso.

En ese caso, hay que aprender y dejarse llevar. Y luego si estamos hablando de las compañías, de las empresas.

En tu libro es muy interesante lo que planteas sobre la“planificación del retiro”. ¿Cómo saber si estamos planificando bien el retiro?

Lo primero que tenemos que entender es que está pasando, porque muchas veces, de hecho la mayoría de las veces desconocemos realmente cuánto, cómo ha cambiado nuestro espectro a nuestro alrededor y qué es lo que va a pasar en los próximos años. Entender el contexto profesional laboral en el que nos estamos moviendo todos.

En función de estas tendencias yo ya voy a detectar qué competencias necesito adquirir. Es decir, todos tenemos muchas habilidades, pero hay habilidades que se requieren y son claves y necesarias para en el mundo laboral hoy; y si las interiorizamos, tendremos una mejor empleabilidad.

También, trabajar la gestión del cambio. Si yo rechazo el cambio o si el cambio me paraliza, si me asusta la incertidumbre, si no sé navegar en tiempos convulsos, va a ser realmente complicado para mí.

Poder hacer frente a todos estos procesos de reinvención que nos va a tocar, que ya nos ha tocado y qué nos va a seguir tocando.

A veces todas estas cosas parecen más difícil de lo que realmente son. Hay que ser inteligentes y saber bien donde buscar para adquirir todas estas competencias.

Al final lo que necesitamos es un punto inspirador y es súper importante escucharse. Ahora que ya somos mayores, tenemos la oportunidad de no seguir haciendo cosas que nos terminaron desconectando con nosotros o a veces hemos estado en la rueda de hámster, como digo yo, haciendo otras cosas de las que queríamos.

Tenemos ahora una oportunidad maravillosa para escucharnos y para decidir nosotros que queremos hacer con el resto de nuestras carreras personales. Tenemos muchos años de vida por delante.

Probablemente a todos, nos va a tocar trabajar más años de los que pensábamos que nos iba a tocar trabajar.

Por eso también es importante la planificación financiera..

La jubilación trae asociadas un montón de cosas que nos llevan a desarraigo social, sentimientos de soledad, que nos llevan también a sentimientos de no aportación, de valor a los demás, de ocio (pero ocio mal entendido puede ser más peligroso que tener muchas horas de trabajo). Por lo tanto, todo ese tipo de cosas hay que pensarlas antes y planificar cuando hacemos estrategia con nuestra vida, con cierta flexibilidad.

Pero nos va a ir mejor porque ya sabemos los pasos que tenemos que dar.

Es interesante lo que planteas sobre el conocimiento necesario para el mundo laboral. ¿Cuáles son las tendencias actuales para afrontar el mercado de hoy?

Lo que es el expertise puro y duro o las habilidades hard, los conocimientos técnicos, obviamente hay que tenerlos. Todos somos profesionales en algo, pero ya no están siendo lo que más se está mirando. Es decir, son cosas que se pueden aprender en un momento determinado.

Sin embargo, las habilidades blandas, es decir, las que tienen más que ver con lo social, con lo relacional, con la parte más cognitiva del ser humano es lo que más se busca. Es lo que realmente nos aporta un valor diferencial.

Por ejemplo, teniendo en cuenta lo que hablábamos antes, la introducción en ascendencia de la inteligencia artificial o de la robótica, va a ser una sustitución clara de las tareas repetitivas, sistémicas.

Lo que está claro es que nosotros como profesionales ponemos un valor en esa parte cognitiva, por ejemplo, asociada a la creatividad. De ahí que sea una de las cosas hoy en día más requeridas, más importantes.

Le creatividad es la antesala de la innovación: qué pensamiento asociativo tenemos, qué pensamiento creativo, qué pensamiento conector, qué pensamiento estratégico. Todo eso, por ejemplo esa unidad de creatividad. Y ya sabemos que la creatividad la tenemos muy baja en general.

Otra habilidad que está siendo muy requerida, está asociado al concepto de nómada y de poder solucionar problemas.

Es la capacidad de poder hacer frente a situaciones de inestabilidad. ¿Por qué? Pues porque es un bien muy valioso hoy en día. Las personas que ante el cambio continuo se hacen más fuertes, crecen y navegan bien en tiempos convulsos.

¿Y qué es lo que pasa con la creatividad? ¿Porque la tenemos muy bajita?

Porque la dejamos de usar cuando dejamos de ir a la guardería. Básicamente cuando desaparecimos del jardín de infancia y entramos en el proceso educativo, que era muy industrial y todavía lo sigue siendo en algunos aspectos.

En aquella época había muy poco de actividades creativa como música, pintura, dibujo o incluso gimnasia, y estaban muy mal valoradas. Y después en las carreras, directamente no hicimos aportación de creatividad.

Al final es una especie de vuelta a los básicos que nos conecta con los procesos creativos que necesitamos hoy en día.

Y lo único que podemos hacer es volver ahí. Porque si no, no vamos a generar innovación o no se nos van a ocurrir ideas. No vamos a tener mentalidad de exploradora. Es imposible si estamos siempre en un entorno gris, que es que sea muy metódico, muy sistémico, es imposible crear.

Y la empresa necesita innovación y nosotros como profesionales independientes también necesitamos generar innovación y diferenciación con respecto al entorno. Entonces por eso digo que es muy importante, fomentar la creatividad que tenemos por naturaleza los seres humanos. La hemos dejado de utilizar durante demasiados años, entonces hay que recuperar esa faceta.

¿Y en la vida cotidiana cómo se puede alimentar esa creatividad?

La formación siempre es fantástica. En Silver.Academy hay mucho de formación en creatividad. Pero además hay muchos pequeños trucos que podemos utilizar en nuestro día a día.

Por ejemplo, para mí uno de los más importantes es el darnos cuenta de cuantas veces entramos en rutina en nuestro día a día.

A veces es como el día de la marmota, porque tenemos la tendencia a hacer las cosas de la misma manera con los mismos objetos. Desayunamos, comemos y tenemos las mismas cosas. Nos movemos en los mismos ambientes, con las mismas personas, leemos sobre lo mismo, estamos orbitando todo el tiempo sobre las mismas cosas.

Sí todo el rato estoy orbitando sobre lo mismo, ¿qué posibilidades de diversidad tengo en mi cabeza para que se generen nuevas ideas, nuevas conexiones? Entonces lo primero sería romper los patrones de cosas comunes que hago y explorar, aventurarme a leer otras cosas, a ir por otros caminos distintos, a mirar los paisajes de manera diferente.

No hace falta irse de viaje para abrir la mente. Sí que necesitamos romper con constancia en nuestras rutinas. Eso sí que es una cuestión muy personal y muy factible de hacer.

Silver.Academy está especialmente pensada para el talento senior y hacemos todo este recorrido, para actualizarnos, para darnos el push que necesitamos de herramientas básicas para poder brillar y surfear las olas.

Es un recorrido, es como una especie de máster. Son ocho módulos que te van llevando desde el futuro del trabajo, para que veamos qué está pasando y que te van a pedir, que van a necesitar de ti para que tú tengas una buena empleabilidad.

Y luego, vamos pasando por módulos como el de la gestión del cambio, personal branding, emprendimiento digital, metodologías y al final uno muy especial que es el “hackeo de la edad”.

Hay muchos consejos generales e individuales que nos ayudan a sentirnos jóvenes y tranquilos y nos aportan una buena longevidad en bienestar y salud. La actitud aquí será trascendental.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Charla Ted: Terminemos con el edadismo - Agenda Senior - […] Para seguir conociendo a Ashton te recomendamos la entrevista exclusiva que le hicimos para Agenda Senior. Y para profundizar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *