Seleccionar página

Historia de una exploradora: En Primera Persona con Claudia Ferrara

Historia de una exploradora: En Primera Persona con Claudia Ferrara

Cuando Claudia Ferrara cumplió 50 se propuso cambiar su estilo de vida. Se pregunto como se imaginaba ser desde ese momento en adelante. Lo visualizo y emprendió viaje. En esta nota lo cuenta.

Dicen que la vida es normal, pero un día pasa algo diferente…se inicia un viaje. Este es un resumen del viaje de mi vida hasta este momento, un viaje que sobrevuela, investiga, estudia, mira, aprende, se detiene en alguna estación y luego continúa.

Nací el 31 de mayo de 1967 en Pehuajó, Pcia de Bs. As., crecí en el campo y me eduqué en una muy buena escuela rural. Mi cabeza estuvo siempre llena de historias y fantasía, me encantaba (y me encanta) leer todo lo que llega a mis manos.

A los 17 años vine a Buenos Aires, ciudad en la que me instalé definitivamente y me gusta muchísimo.

Estudié derecho, me recibí y ejercí como abogada por muchos años.

Soy muy curiosa, disfruto de los desafíos, aprender cosas nuevas, así es como estudié Lic. en Administración de Empresas y comencé a trabajar en la operación de una empresa muy
importante.

Casi al mismo tiempo ingresé al mundo del deporte amateur, a disfrutar del aire libre y la aventura. Comencé a animarme a cosas que no hubiera imaginado, por ejemplo, aprender a
nadar pasados los 40 y hacer mi primer Triatlón y luego Medio Ironman.

Cumplir 50 me hizo pensar: “¿Cómo quiero que sea mi vida más allá de los 50?»

Fue entonces que comencé a gestar @caminarconproposito, espacio desde el cual, acompaño a mujeres que estén por dar la vuelta o la hayan dado (a este momento tan simbólico) a reinventarse, a encontrar y sacar a la luz ese proyecto latente en cada una de ellas, conectando su potencial con lo femenino, tomando conciencia de sus valores y prioridades. Para conseguir satisfacción personal y profesional máxima, mejorando su calidad de vida siendo sus propias dueñas.

Me formé como Coach ontológico profesional con posgrado en vocacional en la Escuela Axon que cuenta con la certificación de ICF (International Coach Federation).

Con las herramientas formales, educativas, experiencia en el camino recorrido es que hoy acompaño a las personas a reinventarse con un plan, una meta.

Los pilares del programa reinvención son:

  • Personal: la segunda mitad de tu vida puede ser la más fascinante y provechosa de tu vida. Descubre tus valores y si vives en consonancia con esos valores. Ahora tienes tiempo para vos, para tu desarrollo, para tus deseos, tus prioridades.
  • Desarrollo Profesional: he formalizado alianza con colega especializada en Marketing para acompañar mujeres que quieran emprender y no sepan en qué y cómo hacerlo. Enfoque desde lo vocacional.
  • Físico: para alcanzarlo he formalizado alianza con una médica con especialización en nutrición con quien hemos desarrollado un programa combinado de Nutrición y Coaching. El objetivo, obtener herramientas para el cambio y su sostenimiento en el tiempo.

Desde que comenzó mi segunda mitad siento que he florecido, personal e intelectualmente. La primera mitad fue de siembra, de abono, de sentar las bases para que ahora pueda florecer. He descubierto en mí, habilidades que no pensaba que tenía. Por ejemplo, producir contenido en redes, utilizar Canvas para mis creaciones. En este momento, acabo de concluir un Master de marca personal y estoy diseñando mi página web.

A mi yo de 30 años le diría: “sé paciente, todo llega. Animate a cambiar de carrera, estudiar otra cosa. Animate a cambiar de trabajo si eso es lo que deseas. Aprende idiomas y practicalos. Aprovechá las oportunidades que se te presenten. Sé paciente. Todo llega. Aprovechá cada minuto. Practica deportes, aprende alguno que sea nuevo, reite, disfrutá de la vida. Compartí con tu pareja, con tu hijo, jugá con él a la pelota, llevalo al teatro, animalo a hacer cosas nuevas a no tener miedo. Lo más importante son los afectos».

Le diría a mi yo de 30 que vuelva a hacer todo lo que hizo.

Para el futuro estoy llena de proyectos, lo que más me motiva es saber que cuando llegue a los 60 nadie me va a decir “pasá por administración, tenes que jubilarte”. Mi deseo (mi fantasy land) es viajar y trabajar por el mundo. La pandemia ha generalizado la virtualidad, nos ha dado la oportunidad de eliminar las fronteras, de tener amigos, profesores, clientes en cualquier lugar del mundo. Siento mucha emoción y anticipación por lo que está por venir, por las carreras que voy a correr, los proyectos que voy a concretar, las mujeres que voy a acompañar a que cumplan sus sueños.

La vocación está en movimiento constante, animate a descubrir cuál es tu vocación hoy, ahora, traza un plan y llevalo a la acción. Aprende un deporte. Prueba una comida diferente. Más allá de los 50 tenes experiencia, tiempo, años por vivir.

Como aprendí en el posgrado de coaching vocacional: la vocación es una construcción dinámica que empieza en un momento de la vida y no termina más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite

Videos

Cargando...