Seleccionar página

Estrés y enfermedades

Estrés y enfermedades

Lo que los científicos saben, y aún no saben, sobre la relación entre estrés y enfermedades.

No es ningún secreto que el estrés es malo para la salud. Todo el mundo sabe que los “eventos de estrés de la vida”, como la pérdida de un trabajo, la muerte de un ser querido y divorciarse (o casarse) aumentan el riesgo de enfermarse. En una investigación publicada en Annual Reviews of Psychology se analizan los errores teóricos que algunos científicos arrastraron por años en cuanto a la relación entre el estrés y la salud. En el artículo también se mencionan las diferencias entre los efectos de eventos crónicos y agudos y destacan el poder de la resiliencia.

En el campo de la teoría psicológica, existen cuatro maneras de ver el estrés:

  1. Algunos investigadores sostienen que la magnitud del estrés depende de cuánta «adaptación» se requiera para afrontarlo.
  2. Una segunda teoría mide el estrés como la cantidad de amenaza o daño que representa un evento.
  3. Otros expertos ven el estrés como un desajuste entre las demandas y los recursos (si se tienen los recursos, por ejemplo, dinero, para abordar y controlar una situación exigente, es menos estresante; si se espera que se complete un proyecto de tres personas en una sola en una fecha límite imposible, esta persona estará estresada).
  4. El cuarto punto de vista considera la “interrupción de metas” como la característica principal de un evento de estrés en la vida; paradójicamente, una de las metas más comúnmente interrumpidas es la meta de estar bien psicológicamente.

Estas teorías sobre los criterios de eventos de estrés no son mutuamente excluyentes, por supuesto. «Existe una superposición obvia entre estos enfoques», sin embargo, en general, en el artículo se sugiere que la perspectiva de «amenaza o daño» es la comúnmente más aceptada.

“El estrés puede afectar a una larga lista de enfermedades.”

La depresión y las enfermedades cardíacas se asocian comúnmente con eventos estresantes, pero la influencia del estrés se extiende también a otros problemas de salud. Muchas enfermedades, quizás incluso la mayoría, pueden estar relacionadas con el estrés de la vida de alguna manera. El estrés puede aumentar la ansiedad, alterar las hormonas y desalentar prácticas saludables como hacer ejercicio y comer bien. Al mismo tiempo, puede provocar malos comportamientos como fumar y beber. Todas estas respuestas pueden tener impactos negativos en órganos importantes (cerebro, corazón, hígado), lo que posiblemente resulte en múltiples problemas de salud, ya sea al desencadenar la aparición o acelerar la progresión de una enfermedad. Asimismo, las situaciones estresantes pueden reducir la resistencia a las infecciones e incluso el cáncer puede estar relacionado con el estrés. Aunque la evidencia sobre el cáncer es menos clara, investigaciones afirman que el efecto más probable del estrés es reducir las tasas de supervivencia del cáncer en lugar de iniciar la aparición del cáncer.

Sin embargo, los autores de la investigación publicada en el Annual Reviews of Psychology, explican que el simple hecho de estar estresado no significa tener una enfermedad. No hay duda de que el trauma y los eventos estresantes pueden dañar la salud, pero no siempre. «En general», escriben Cohen y sus colegas, «la mayoría de las personas que experimentan eventos estresantes no se enferman». Algunas personas son más resistentes que otras. La autopercepción positiva y el sentido de control son signos de resiliencia; mientras que la actitud negativa y la rumia excesiva inclinan la balanza hacia la depresión.

Algunos eventos estresantes son más poderosos que otros. La magnitud del impacto de un evento estresante depende en gran medida de la naturaleza del estrés. Las investigaciones indican que las más dañinas son las «experiencias que amenazan el sentido de competencia o estatus de un individuo», golpeando la «identidad central» de una persona. La pérdida de estatus, la pérdida de un trabajo y los conflictos interpersonales con cónyuges o amigos cercanos pueden agravar los problemas de salud, desde aumentar el riesgo de depresión hasta empeorar la presión arterial alta y reducir la resistencia a las infecciones respiratorias.

El estrés crónico suele ser peor que el estrés agudo pero no siempre es así. No es necesariamente obvio que el estrés crónico, duradero o recurrente sea peor que los eventos de estrés de una sola vez. Es posible que se adapte al estrés continuo; una vez que se acostumbre a él, tal vez no moleste tanto (ni perjudique la salud). Por otro lado, el estrés continuo puede ser peor para la salud porque siempre está ahí, listo para atacar cuando el cuerpo sea vulnerable por alguna otra razón. En general, el estrés crónico probablemente sea peor, ya que puede tener un efecto perjudicial persistente sobre el sistema inmunológico que combate las enfermedades del cuerpo. El estrés agudo, como los eventos traumáticos aislados, puede desencadenar un empeoramiento dramático de una afección existente, como una enfermedad cardíaca.

Los efectos de eventos estresantes pueden acumularse con el tiempo, y sus repercusiones dependerán de en qué situación se encuentre la persona en ese momento. Los autores dibujan un cuadro aún incompleto de la conexión entre el estrés y la enfermedad pero algunas cosas son claras: la evidencia es sólida respecto a que los eventos estresantes empeoran una enfermedad que ya se tiene, pero la investigación es dudosa sobre si el estrés puede causar una enfermedad. Hay pistas sobre cómo los eventos estresantes exacerban la enfermedad al alterar la biología, el estado de ánimo y el comportamiento. Aún quedan sin respuesta muchas preguntas sobre la relación estrés-enfermedad y queda mucho por aprender acerca de cómo los efectos de un evento de estrés varían según la etapa de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite

Videos

Cargando...

Comentarios recientes

Suscribite gratis para recibir novedades.

Suscribite gratis para recibir novedades.

Sumaste a nuestra lista de correo y recibirás nuevos artículos y actualizaciones exclusivas.

Gracias por suscribirte!