Seleccionar página

Emprendedor serial hasta los 90 años

Emprendedor serial hasta los 90 años

Tito Loizeau no conoce otra forma de vivir que no sea emprendiendo. En esta entrevista sin desperdicio, cuenta su experiencia de vivir siendo un emprendedor. Aciertos, dificultades y como es empezar a emprender recién a los 60 años.

Te definís como emprendedor serial, ¿qué es lo que más te motiva a emprender?

La realidad es que fui cambiando la respuesta con el tiempo, al principio era buscar algo que me generara independencia y que me gustara. Pero fui haciendo tantas cosas a lo largo de estos 30 años emprendiendo que te diría que no conozco otra forma de vivir que no sea emprendiendo, que no sea creando algo, no me imagino trabajando para alguien.

La primera motivación es natural, no hay otra forma de trabajar. Yo no creo que haya otra razón de existencia mía que no sea emprender en algo.

De cada emprendimiento me motiva otra cosa particular, me motiva mucho innovar. Tratar de ser innovador en las cosas que hago. Esa es mi mayor motivación, no hacer siempre lo mismo.

No es que hice un restaurante, hice el primer restaurante temático de cine. Hace poco fundamos Micromask, hacemos máscaras para el coronavirus y nos propusimos ser el iphone de las máscaras: no es una máscara de moda ni algo que se vende en las farmacias, sino que mezcla lo funcional con la moda y eso la hace original.

Siempre intento encontrar la innovación en cosas que existen. Eso me motiva a seguir emprendiendo.

Dentro del mundo de la innovación de hacer cosas diferentes, ¿qué es lo más difícil?

Mucha gente cree que innovar es encontrar algo nuevo, yo creo que innovar es encontrar algo viejo pero hacerlo mejor de lo que se hacía.

Es muy difícil crear una necesidad en el ser humano, tenemos necesidades, las identificamos y trabajamos en intentar hacerlas más eficientes.

Mucha gente me dice “a mi nunca se me ocurrió LA idea”, piensan que hay que descubrir algo que no existe, y eso es el gran error. La idea sale de cosas que existen y pensar como mejorarlas.

¿Alguna vez te pasó de tener miedo a no tener ideas?

La verdad que no. Lo más complicado no es tener ideas, lo más complicado es realizar las ideas que uno tiene. Ideas tenemos muchas, lo más difícil de todo es hacerlo. Porque pensarlo todos pensamos. La cuestión es llevarlo a la práctica y que efectivamente funcione. Nunca me pasó de tener miedo, si me pasó de tener miedo al arrancar proyectos y preguntarme que estoy haciendo. Eso me sigue pasando al día de hoy. “Para que me estoy metiendo en esto, porque hago esta locura”

En mi agencia todos los días empiezo con una hoja en blanco. Y lo hago hace 20 años.

¿Cuales son tus formas de direccionar esa hoja en blanco, cuáles son tus inspiraciones?

Es muy distinto como afronto el concepto de ideas para un negocio o ideas para mis clientes para sus acciones promocionales. La experiencia me sirve porque me da gimnasia de saber que cosas van a funcionar. Para la parte creativa es difícil que yo me siente a pensar, lo más probable es que me salga en los lugares más impensados. Yo se que tengo que planificar cierta promoción y esta en mi cabeza, y de pronto estoy en la calle y veo un cartel y ahí me vienen ideas. Está en mi subconsciente, no es que tengo que sentarme. Estoy bañandome o escuchando una canción y se me ocurrió una idea.

Aprendí a estar muy atento 24 horas. Eso me llevó a hacer muchos negocios.

Una de las características de los emprendedores es estar atento y activo y no pasivos en el mundo.

Mi familia se ríe porque dicen que yo veo negocios en todos lados. Cuando uno está cada vez más con el ejercicio de pensar cosas, obviamente salen cosas. Si vos sos pasivo y tu vida no cambia en nada si pensas o no ideas, lo más probable es que no pase nada. Pero yo durante 25 años tuve que pensar ideas para subsistir.

Mi vida es pensar ideas, si no pienso ideas no gano dinero.

Si para emprender es muy importante estar atentos, ¿qué pasa entonces con emprender a los 50/60 años? ¿Qué pasa si siempre trabajaste para una corporación y a los 60 queres emprender? ¿Por dónde se empieza?

Ser emprendedor se nace y se hace. Ser emprendedor y tener tu propia empresa es un oficio.

Muchas personas adultas que trabajan en el sector corporativo tienen mucha aversión al riesgo, no quieren arriesgar porque están acostumbrados a todos los meses recibir el sueldo y tener esa estabilidad, y de golpe no quieren poner sus ahorros.

Sin embargo, vos hablas mucho de la importancia de la experiencia..

Todas las personas en algún momento de su vida van a emprender. Me animaria a decir que el 90% van a emprender. Muchos porque decidieron hacerlo de chicos, muchos porque vieron un negocio y muchos otros porque las compañías los dejan afuera a los 55 o 60 años. Entonces no queda otra opción que emprender porque a los 60 años no te contrata nadie en una empresa. Y esas personas de una manera u otra emprenden. Lo quieran hacerlo o no, lo van a hacer. Y todos ellos son emprendedores por necesidad, es su única forma de seguir adelante.

¿Cuál es la ventaja de emprender a los 60?

La experiencia previa. En muchos casos sirve mucho, muchos contactos. La experiencia del mundo corporativo es muy importante. Pero el mundo corporativo no te preparó para emprender. Hay un déficit en recursos humanos de no preparar a las generaciones más grandes para el día después. ¿Qué pasa el día que te vas después de 30 años en la empresa? Te prepararon para estar en esa empresa, no para irte.

Esas personas tendrían que empezar a pensar como seguir su vida más allá de eso.

Hay una serie de habilidades a desarrollar en ese momento previo. Por ejemplo, buscar nuevas oportunidades cuando aún se está en la empresa.

Hay muchas ventajas de emprender de grande, pero hay que tener en cuenta muchas cosas porque los músculos mentales trabajaron por mucho tiempo de una cierta manera y para emprender hay que cambiar la manera de pensar que está preseteada.

Lo primero que hay que aprender es el sentimiento de frustración que vas a vivir. Emprender es una frustración detrás de otra.

Lo que aconsejas es prepararse con anticipación al mismo tiempo que hay una idea instalada culturalmente de esperar a la jubilación para disfrutar lo ganado. Pero tu experiencia en tu familia mostró lo contrario. ¿Se puede encontrar un equilibrio entre disfrutar de lo cosechado pero aún así emprender otro tipo de viaje?

Cuando escribí “Emprender hasta los 90” yo tenía este paradigma de que hay que trabajar mucho, jubilarse a los 60 años y disfrutar de lo ganado. El punto es que con esta teoría, para llegar millonario a los 60 años y disfrutar tuviste que haber trabajado 50 años sin haber disfrutado.

Mi papá hizo eso, trabajo y cuando tocaba disfrutar vendió su compañía y a los tres años se murió. Y se murió porque no tenía nada para hacer, no logró hacer otra cosa. Y ese fue mi paradigma toda mi vida hasta los 40 años. La diferencia mía es que yo no estaba trabajando, yo estaba emprendiendo. Estaba haciendo negocios para mi mismo.

Pero a los 40 me pregunté si lo que estaba haciendo estaba bien, si trabajar 12 horas realmente funciona, sin ver a mis hijos o amigos. Un día me desperté con media cara paralizada por el estrés. Y pensaba que a los 60 me iba a pasar lo mismo que a mi papá. Entonces empecé a replantear mi vida, sin saber cuál era el camino pero ese no era el camino.

Entonces empecé a cambiar actitudes en mis empresas. Empecé a ir 7 horas en vez de 12, y después 5 y después 4. Y empecé a ir menos a cada una. Y las cosas funcionaban igual. Para eso tuve que hacer cosas, armar equipo, armar cultura. Hacer cambios personales y poner prioridad en mi agenda el ejercicio, estar con mi familia y no con el trabajo.

Mi trabajo estaba cada vez mejor y yo trabajaba cada vez menos.

Una persona que sí está en el mundo corporativo y trabaja para otro no puede hacer nada de lo que a mi me pasó. No se puede encontrar ahí el equilibrio porque no podes decirle a tu jefe que cada día queres trabajar menos horas. Esa persona tiene que empezar a pensar como salir de esa corporación.

Mi libro no se llama “trabajar hasta los 90” es “emprender hasta los 90”.

Es muy difícil empezar una compañía dedicando dos horas. A media energía no arranca nada. Si vos queres armar una vida equilibrada tendrías que pensar en cómo empezar a armar tu vida para que tu empresa y esos recursos trabajen para vos. Es muy distinto emprender que generar un autoempleo. Por ejemplo, abrir una consultora no es emprender. Es autoempleo porque para ganar más dinero tenes que trabajar más horas.

¿Cómo manejas tus frustraciones?

Emprender es como estar en un avión, sale volando por arriba del agua. El primer año va volando a 1 metro del agua. Entonces se vive una angustia permanente, porque si el avión cae un poquito te chocas con el agua y no queda nada. A medida que crece el emprendimiento te vas despegando del agua, y estas cada vez más alto. Entonces si te pasa algo y te caes un poco no pasa nada porque estas cada vez más lejos del agua.

Las frustraciones se manejan con tiempo, experiencia y desarrollo. Claro que hay cosas que me alteran todavía, pero en comparación con hace 20 años atrás soy otra persona.

Alguna vez viste un emprendimiento que te hubiera gustado hacerlo?

Yo hago mi bucket list desde que tengo 20 años. Diría que no hay nada en mi vida que haya querido hacer y no hice, hice todo. No tengo celos por otros emprendimientos. Disfruto mucho de lo que hago me vaya bien o mal. Y si tengo claro que nunca me arrepiento de lo que hice aunque me vaya mal.

¿Qué escenarios te gustaría que se generen para que sea más fácil emprender en Argentina?

Si hablamos en defensa de Argentina, la salida que tenemos es generar empleo privado. Argentina es uno de los países con la tasa de empleo privado más baja del mundo. Hoy el 70% de las personas activas viven del estado: porque son empleados públicos, municipales, provinciales, docentes, estatales o planes o jubilaciones. Y la realidad es que Argentina como país no es sostenible a largo plazo de esa manera. Y no es sostenible porque eso se sostiene con los impuestos de los privados con el 30% de los que trabajan en los privados. Para que Argentina funcione al menos el 50% de empleos tiene que ser privado porque sino no hay futuro, no hay futuro en las jubilaciones, no hay nada. Y lamentablemente es una tarea muy difícil en cualquier país.

Emprender es un riesgo muy alto. En Argentina los que deciden emprender o son mártires o no les queda otra opción.

¿Qué cosas hay en tu bucket list que te gustaría que pasen pronto?

Tengo muchas ganas de hacer una película, tengo cuatro o cinco proyectos, hice televisión pero no películas. Pero si hay algo que quiero hacer es una película con algo que escribí yo y también poder dirigirla. Espero pase en los próximos cinco años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *