Seleccionar página

Aún no hemos terminado

Aún no hemos terminado

Estamos ante un hecho inédito: por primera vez en la historia de la humanidad habrán en el mundo más personas mayores de 65 que menores de 45.

Ya está pasando, es exponencial y se trata de un fenómeno que nunca antes había sucedido. Es la mayor disrupción demográfica que la especie humana está viviendo actualmente.

Pero no solo se vive más tiempo, sino que un gran porcentaje de esa población vive mejor que sus antecesores, hoy no se llega a los 60 de la misma manera que hace 20 o 50 años. Para esto no hay una receta única porque, según como lo explica el especialista en longevidad David Harry Stewart, no todas las personas envejecen igual. La pregunta que el escritor propone y – se – propone no es nueva pero cobra cada vez más importancia: ¿Cómo podemos convertirnos en nuestra mejor versión?

En el reconocido libro de James Hollis “Finding meaning in the second life” el autor propone establecer una agenda acorde a este momento de la vida. Diferentes agendas iluminan diferentes objetivos y significados. Si la agenda de la primera mitad de la vida era una agenda social, entonces las preguntas de la agenda en la segunda parte de la vida deben responder a lo espiritual abordando la cuestión más amplia del significado, propone el autor.

La vida después de los 50 puede ser tan poderosa, satisfactoria y llena de significado como la vida antes de los 50. El camino es encontrar un significado, propósito e impacto para esta agenda. El foco no debe estar puesto en la expulsión que la sociedad hace sentir – sobre todo en el mercado laboral – sino pensar en que aún no se ha terminado. La agenda debe respirar entrega y debe pensar en las cosas en las que se puede contribuir.

Harry Stewart señala que para convertirse en la mejor versión de uno mismo hay que mantenerse relevante. Y en esta búsqueda sobre cómo reinventarse y mantenerse relevante comienza a suceder esta disrupción socio cultural que ya está generando ideas y proyectos muy interesantes: empresarios que estudian arquitectura, psicólogos que emprenden negocios de tecnología que cotizan en la bolsa, empresas de gastronomía o belleza liderada por emprendedores +60. Para mantenerse relevante, hay que mantenerse conectado a la cultura. Eso no quiere decir tener un perfil en todas las redes sociales, pero sí saber que existen y cuales son. Y siempre, seguir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *